Publicidad

CULTURA.- Alfonso Guerra ha sido el encargado de poner el colofón al ciclo de conferencias que la Diputación Provincial ha organizado para conmemorar el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández con una charla titulada “Miguel Hernández, la inocencia y el compromiso”, en la que ha puesto de manifiesto “la vigencia absoluta” de este escritor que “los jóvenes de hoy en día ven como el poeta que les da luz, que les ofrece la posibilidad de entender el mundo”.

El presidente de la Diputación, Francisco Reyes, se ha encargado de presentar al conferenciante, con el que “ponemos el broche de oro a este ciclo tras el paso por esta capilla del Centro Cultural Baños Árabes de Baltasar Garzón, Cristina Almeida, Esteban Beltrán, Federico Mayor Zaragoza y Fanny Rubio”. De estos ponentes, Reyes ha señalado que “todos ellos han bebido de Miguel Hernández para traer a este foro temas como la memoria histórica y la injusticia que todavía pesa sobre muchas víctimas olvidadas; la defensa de la libertad; la cultura de la paz y el diálogo o la reivindicación del legado literario de Hernández”.

Este ciclo ha sido, a juicio de Reyes, “un éxito” ya que hasta ahora han participado más de 600 personas, a las que se suman los más de 200 asistentes de esta tarde, y ha concluido hoy con la presencia de Alfonso Guerra, del que ha dicho que “podría escribir la historia reciente de nuestro país”. Tras repasar su carrera política y académica, el presidente de la Diputación ha subrayado que “fue un actor fundamental en la transición a la democracia y tuvo un papel clave en la redacción de la Constitución Española, contribuyendo al establecimiento de acuerdos”. 

Del ex vicepresidente del Gobierno con Felipe González, Francisco Reyes ha rescatado también “su inquebrantable militancia socialista, nacida de convicciones firmes” y sus capacidades como “dialogador nato y contribuyente a la cultura del acuerdo, de la negociación y del entendimiento”. Además, ha valorado su condición de “reconocido orador, por lo que es un auténtico placer tenerlo aquí para escucharle hablar sobre Miguel Hernández”.

Alfonso Guerra ha expresado su “predilección” por este poeta desde joven, de ahí su cercanía con Josefina Manresa y toda su familia con la que mantiene “una magnífica relación”. En su intervención, ha hablado de “justicia poética” de la vida en el caso de este escritor, que “murió abandonado en una celda maloliente y malponiente, como él decía, y al cabo de los años uno de sus poemas, Aceituneros, escrito en Jaén, donde pasó sus años más felices según su propia confesión, es hoy el himno oficial de la provincia y fue aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos”.

Para Guerra, Miguel Hernández “fue en su momento un poeta que se distinguió del resto, porque los demás pertenecían a familias más o menos de la burguesía, que aunque escribían por necesidad también lo hacían por una cierta vanidad, por el éxito”. En su opinión, “este no es el caso de Miguel, que era poeta porque tenía por oficio ser poeta, y eso le llevaba a escribir lo que veía y lo que sentía, por eso nos ha dejado un legado que quiero agradecer a la Diputación de Jaén y a su presidente que lo hayan recuperado hasta el fin del mundo, porque el peligro de desaparecer existió durante un tiempo, y también a Josefina Manresa, su nuera, sus nietos”.

Con la charla de hoy se ha cerrado el ciclo de conferencias sobre Miguel Hernández, poeta de la libertad, un programa que, como ha apuntado Reyes, “ahora cede el testigo al resto de actividades que tendrán lugar de aquí a final de año dentro de la programación impulsada por la Diputación de Jaén para conmemorar el 75 aniversario de su fallecimiento”. Esta efeméride “ha vuelto a situar a la provincia de Jaén como epicentro del universo hernandiano, un universo interesante, rico, diverso y, además, necesario”, ha enfatizado Francisco Reyes, quien ha defendido que “como sociedad necesitamos a Miguel Hernández: el eco de sus palabras, la profundidad de su obra, su lucha por la libertad y su compromiso social y político”.

El programa que está desarrollando la Diputación incluye más de un centenar de actividades a lo largo de 2017, “en las que ya han participado más de 44.000 personas y que redundan en el objetivo que nos marcamos cuando adquirimos su legado en 2012: preservar y difundir su vida y su obra, haciendo más universal la figura del poeta”, ha subrayado Francisco Reyes, quien ha concluido asegurando que este fin “lo estamos alcanzando con iniciativas como estas charlas, pero también con otras como la digitalización de su legado, que ya está accesible de manera global a través de internet”.

Publicidad