cuidate-natur-agosto
image_pdfimage_print

JAÉN.- La confianza en las opciones del Real Jaén para mantener la categoría es una de las claves de la gestión que viene realizando José Manuel Barla como entrenador del conjunto jiennense. El técnico gaditano se encuentra satisfecho con los últimos resultados pero no quiere que ninguno de sus jugadores se despiste porque “hay que seguir trabajando, como bien sabemos no hemos hecho absolutamente nada. Eso lo tenemos presente. Lo único que tiene que servir es para reforzarnos para seguir en la lucha. Si los demás no se entregan, nosotros tampoco nos vamos a entregar. El que flojee va a ser el que se quede fuera y lo que tenemos que intentar es que no seamos nosotros”. En las próximas semanas, el equipo blanco tendrá dos enfrentamientos directos en la pugna por alejarse de la zona peligrosa de la clasificación. José Manuel Barla reitera su confianza en el vestuario y destaca que “seguimos pensando que dependemos de nosotros mismos. Ahora vamos a tener enfrentamientos con rivales directos y por lógica, si seguimos esta dinámica, los rivales no la van a seguir. Por lo tanto, estoy convencido de que vamos a seguir con la misma actitud y predisposición. Si conseguimos esa cantidad de puntos está claro que se los vamos a quitar a los rivales directos. Lo más importante es que dependemos de nosotros. El equipo sabe lo que quiere y lo que nos estamos jugando todos”.

El primero de estos envites será frente al Atlético Sanluqueño, un conjunto que en la segunda vuelta ha mejorado considerablemente los números ofrecidos en la primera parte del torneo liguero. Acerca del Atlético Sanluqueño, Barla apunta que “todos lo daban por desahuciado pero ha demostrado que aquí pocos se van a rendir. Ellos son un equipo modesto, con gente humilde. Con el trabajo del nuevo entrenador ha sabido sacar el máximo rendimiento a sus jugadores y ahí está. Está en la pelea y esperemos que nosotros demos el nivel y nos traigamos el máximo botín posible de allí. El partido va a ser complicado, en un campo pequeño, ambiente caliente pero es un partido de fútbol, no es una guerra. Tenemos que estar centrados en lo que estamos y olvidarnos de historias”. Con dos autobuses completos para viajar a Sanlúcar, y un tercero camino de completarse, el entrenador blanco ha querido agradecer personalmente el apoyo que está mostrando la afición jiennense: “Ellos son parte importante de la reacción del equipo. La gente estaba un poco falta de alegría y a la mínima han demostrado que están con el equipo y eso los jugadores en el campo lo notan. Que te sientas apoyado por la gente, en la situación que estamos, es un plus para los jugadores. Que nos apoyen en Sanlúcar es un hecho importante, es un campo complicado. Habrá un partido en el campo y otro en la grada”.

El técnico gaditano no quiere hablar de finales o partidos a cara o cruz. Para José Manuel Barla “aunque el fútbol no sean matemáticas, la clasificación sí lo es. Mientras que haya un casi, tenemos que ir a por él. Estamos convencidos de que en Sanlúcar vamos a darlo todo. Luego después del partido veremos qué hemos sido capaces de conseguir. En el peor de los casos, vamos a seguir peleando. Mientras que tengamos vida y las matemáticas estén con nosotros vamos a ir a por ello. Después vamos a tener otro partido importante en casa y después quedan dos más. Hasta que no estemos bajo tierra, nosotros vamos a ir a muerte”. Pensando ya en el encuentro frente al Sanluqueño, Barla no podrá contar con Santi Villa. El futbolista linarense se perderá el partido por acumulación de tarjetas amarillas. A este respecto, el entrenador blanco asegura que “la de Santi es una baja sensible por lo que representa el capitán pero vamos a salir con once, no le vamos a dar ninguna ventaja al Sanluqueño. El que salga, estoy convencido de que lo va a dar todo. Confiamos en nosotros mismos, tenemos que ayudarnos unos a otros y saber que el que está al lado va a ayudarte. Los que vayan a salir, tenemos la máxima confianza en ellos. No hemos pensado en las bajas o en historias que nos aporten nada. Tenemos demasiadas cosas en la cabeza como para meter algo que no nos aporte nada”.