banner-peque;o-cuidate-natur

JAÉN.- Un padre y un jugador trataron de agredir a jugadores y técnicos locales tras la expulsión del primero. En un tenso partido y con los insultos predominando, sobrevino la jugada de la discordia. Un jugador visitante golpeó fuertemente a uno local desencadenando una trifulca con violencia familiar en la que intervinieron demasiados protagonistas.  Sucedió este pasado fin de semana en el partido, de categoría División de Honor Juvenil del grupo 4, que enfrentó al Real Jaén C.F. y a la A.D.P. Sevilla Este en Jaén. Las imágenes, cedidas por Carlos Quesada, son vergonzosas:

El sindicato de árbitros solicita a la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, el sexismo y la intolerancia en el deporte que, dado que se trata de una categoría nacional, estudie el caso y sancione a este espectador. “No puede dejarse el caso en manos de una federación, la andaluza, que nada hace por combatir esta violencia. Por otro lado, consideramos que este episodio de violencia extrema no debió solucionarse con las expulsiones que se ven en las imágenes y que debería haberse suspendido el partido, dejando bien claro que no se puede practicar un deporte con este ambiente”, señala desde el sindicato.   Por último,  exigen a la Real Federación Andaluza de Fútbol que dé la cara de una vez y proponga una solución al clima de violencia extrema que se vive en la inmensa mayoría de sus partidos. “Estamos hartos de declaraciones en las que se dice que son una federación ejemplar porque por mucho que se diga mil veces, una mentira siempre será una mentira. La violencia familiar es algo tan arraigado en el fútbol nacional que nos asusta”, concluyen.

bannner-completo-ortopedia-lopez3