cuidate-natur-agosto
image_pdfimage_print

JAÉN.- Para EQUO es una buena noticia que se sigan produciendo manifestaciones y movilizaciones pidiendo el acondicionamiento y la restauración de Los Cañones del Río Eliche, pero recuerdan que los ríos y los parajes a ellos asociados son mucho más que lugares de esparcimiento o recursos turísticos, contribuyendo de manera decisiva a la calidad ambiental y al abastecimiento de agua de Jaén. Por ello desde el partido ecologista piden que a la hora de actuar se tengan en cuenta las múltiples funciones del río que se verían afectadas tanto si no se recupera el paraje como si se convierte en un mero parque de atracciones. “Debemos ser conscientes” declara Pepa Jiménez miembro de la Comisión Ejecutiva de EQUO Andalucía, “de la vulnerabilidad del paraje, ya muy amenazado, y exigir que desde las administraciones se ponga en marcha sin más excusas un proyecto de restauración y recuperación  que apueste por la conservación del medio ambiente y a la vez por el uso lúdico responsable y educativo que este rincón privilegiado de nuestro entorno puede tener”.

Según el partido ecologista, en una ciudad terriblemente acosada por los efectos del cambio climático y dentro de un marco de pérdida continua de recursos de agua potable en la comunidad “no podemos permitirnos correr el riesgo de perder lo que este espacio y otros muchos nos aportan y debemos ser conscientes de lo que su abandono nos acarrea”. Por todo esto desde EQUO en Jaén se manifiesta que “apoyarán cualquier movilización que pida la restauración y el acondicionamiento de éste y otros parajes naturales en nuestra provincia, siempre que el valor medioambiental y natural sea un objetivo a mantener y no sacrifiquemos su conservación a cambio de un irreal maná de ingresos que ni se producirían ni compensarían el daño que acarrearían”. Para Cristina Hernández, coportavoz del partido verde en Jaén, “es hora de que desde las administraciones se pongan en marcha auténticos planes de lucha contra el cambio climático y se apueste por un cambio de modelo económico que, de manera transversal, una la realidad de la ciudad con las necesidades de su población y apueste por la conservación del medio ambiente y el salto a un modelo de turismo sostenible y responsable que valore y priorice la conservación de nuestro patrimonio natural para nosotros y las generaciones futuras”.