La escuela de ciclismo Bujarkay-Triki Beltrán arranca su segundo curso

La Escuela de Ciclismo Bujarkay-Triki Beltrán comienza un ilusionante segundo curso después del éxito obtenido en el arranque del proyecto. El pasado año la capital jienense volvía a contar con una escuela ciclista casi una década después. Lo hacía de la mano quien fuera ciclista profesional durante trece temporadas en equipos como Mapei, Banesto, Coast y Discovery Channel y que ahora milita en el Specialized-Sport Bike de BTT: Manuel Beltrán.

Casi una veintena de alumnos de categorías desde promesas hasta juveniles participó en la primera temporada de la escuela, desarrollada en el marco del programa “Vive el deporte”, impulsado por el Ayuntamiento de Jaén. A lo largo de estos primeros meses de vida de la iniciativa, la escuela, además de los entrenamientos desarrollados en el Velódromo del Complejo Deportivo Municipal ‘Las Fuentezuelas’ y numerosas salidas, ha tenido una intensa actividad con la celebración y la participación en diversos eventos y pruebas.

Así, en junio la escuela organizó en Jaén, junto al Club Ciclista Arjonilla el Primer Encuentro de Escuelas de Ciclismo, en el que participaron 60 niños de toda la provincia. Además, a lo largo del verano alumnos de la escuela dirigida por Beltrán con el apoyo de Miguel Ángel Cabrera han realizado una espectacular ruta en Cazorla y han celebrado diversas convivencias en la Escuela Deportiva Municipal de Verano del Consistorio capitalino.

El curso 2017-2018 de la Escuela de Ciclismo Bujarkay-Triki Beltrán fue inaugurado hoy en el Velódromo de las Fuentezuelas por el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Jaén, José María Álvarez. También acudió el director de Bujarkay, Juan Manuel Lara.

El propio Manuel Beltrán anuncia que estas instalaciones volverán a acoger las clases los martes, jueves y viernes por la tarde de los chicos de entre 5 y 17 años. “El año pasado tenía la incertidumbre de qué iba a suceder. No sabía cómo iba a ser la respuesta a nivel de participación, pero estoy muy satisfecho tanto por el número como por los niños. No paro de repetir que siempre he vivido el ciclismo desde el punto de vista profesional, pero ver cómo aprenden y evolucionan los críos es una gozada y me sirve a mí para aprender”.

Triki se muestra ilusionado por el inicio del segundo curso: “Hemos visto que la iniciativa funciona, que Jaén necesitaba de nuevo una escuela de este tipo y todo lo vivido y compartido estos meses con los niños y los padres me animan a seguir trabajando”. Anima el director de la Escuela de Ciclismo Bujarkay-Triki Beltrán “a acercarse al velódromo a quien quiera apuntarse o tenga alguna duda sobre el funcionamiento”.

 Destaca “la apuesta de Bujarkay que, junto al Ayuntamiento de Jaén, a través del Patronato Municipal de Deportes, creyeron en el proyecto desde el principio y se volcaron para que pudiéramos hacerlo realidad”. En este sentido incide en que “Bujarkay ha dado un paso más esta temporada incrementando su compromiso con la escuela, y Tecniseg sigue con nosotros, habiéndose sumado Jadisa, haciendo posible que podamos continuar y crecer. Sin olvidar toda la ayuda que nos prestó a lo largo del año pasado Sport Bike”. El jienense –que durante su etapa profesional sumó más de una veintena de participaciones en grandes vueltas– también agradece su respaldo a Kibor: “Esta empresa dedicada al diseño, estampación y confección de prendas deportivas, y que está representada por el que fuera campeón mundial, Abraham Olano, está colaborando con nosotros. Al igual que con el resto de empresas, sólo tengo palabras de gratitud y cariño por estar junto a un proyecto que persigue educar y formar en la convivencia, el compañerismo y el respeto mutuo a través del deporte”.

Por último, Triki Beltrán subraya que “al igual que dije el año pasado, aunque algunos alumnos están participando en alguna prueba, el motivo principal de la escuela no es la competición: es que los niños y niñas que participan disfruten practicando el ciclismo y reciban una formación en los valores del deporte. Se trata de que los jóvenes aprendan la filosofía y los valores que conllevan este deporte. A estas edades no se pretende conseguir campeones. El tiempo dirá si alguno llega a figura, pero hay que ser consciente de que no se puede conseguir sin una formación en valores que les permita respetar y valorar la ayuda de los demás y la importancia del trabajo en equipo”.