cuidate-natur-agosto
image_pdfimage_print

POR ÓSCAR J. LABELLA, abogado y creador del blog Bajo la Toga 

“Tu marca personal es lo que dicen de ti cuando tú no estás delante” Jeff Bezos.


Imagen obtenida en http://www.socialmediamix.es

Ya lo vienen advirtiendo desde hace tiempo. Si no estás en Internet, es que no estás. Y en esto consiste la creación de una marca personal. En hacerse un hueco en el inmenso espacio virtual.

Hagámonos la idea de que para los demás eres un producto, y como tal, debes ser atractivo, es decir, debes llegar a la gente y, a la vez, gustarles. Ser visible, diferente. Ofrecer algo que otros no tienen, o al menos no idéntico. Captar la atención por cualquier cosa, aunque pueda parecer absurda. Si no cuidamos nuestra imagen la impresión que daremos será la contraria a la deseada, por tanto, para crear una marca personal también tendrás que reunir dotes de comercial e incluso desarrollar habilidades sobre el marketing digital.

Las tarjetas de visita están totalmente desfasadas, es más, ya no será necesario llamar por teléfono para ponerse en contacto con algún profesional. Resulta más sencillo acceder a su sitio web y visualizar el sin fin de información que se facilita. Podríamos decir que, de manera virtual, tenemos el primer face to face. Será como el primer flechazo. La primera visión. Gustas o no gustas. Así de sencillo. “Sé tú mismo. Los demás puestos están ocupados” de Oscar Wilde.

¿Y cuáles son las herramientas básicas para crear tu marca personal?

  • Las redes sociales y el Blog.

Tenemos que saber diferenciar entre vida personal y profesional. Es decir, en primer lugar, deberás cambiarte el nombre del perfil en Facebook, si no quieres que cualquiera pueda ver tus fotos de aquellas vacaciones, (o aquellas otras fiestas). Porque sí, el departamento de rrhh de cualquier empresa investiga por Internet, busca y rebusca, y si escribes tu nombre en Google con seguridad aparecerá tu perfil en primer plano.

Una vez barrida nuestra imagen más intima, y que menos interesa a los demás, deberíamos formalizar un perfecto curriculum vitae 2.0. Olvídate de eso de imprimir folios, y cuantos más folios mejor. El curriculum 2.0 es virtual, es decir, está en Internet accesible a todo el mundo. Pero para que sea visible tendrás colocarlo en algún sitio que llame la atención. En algún sitio web que los responsables de rrhh y directivos merodeen con frecuencia. Este territorio existe, y es Linkedin. Plataforma virtual a rebosar de profesionales. Empresarios y empleados. Es el sitio perfecto para conocer a tus futuros compañeros de trabajo y a tu querido jefe. Pero hay un problema. Si hay gente para reventar, ¿en qué lugar quedas tú? Efectivamente, en última posición. O quizá no. Quizá seas un crack y consigas convencer a cualquiera con tu talento.

Bajo mi punto de vista, con la realidad actual a la que nos enfrentamos, no es tan importante lo que eres, sino como te vendes. Por supuesto, lo primero es lo primero. Una buena formación y demás papelajos, pero no olvidemos que estamos aquí porque somos consciente de que el mercado laboral está sufriendo un cambio. Por tanto, confía en mí, y generemos una buena marca personal, que esto seguro que sí, te hará marcar la diferencia.

No hay marcar personal sin un blog. Es tu escaparate al mundo virtual, y encima gratis. No se puede pedir más. No cuesta dinero, pero sí tiempo y esfuerzo. Un blog debe de actualizarse con frecuencia. Tan malo es no tener blog como tenerlo y no usarlo. La imagen que daríamos sería de dejadez, pasotismo. Lo más radical sería pensar aquello de… si tiene así su blog, ¿cómo va a ser capaz de llevar al día el trabajo que le encomendemos?

Pero no todo es negro, para mi el blog es algo maravilloso, una manera de fomentar la creatividad, de dejar volar la imaginación, de sentirnos por un momento emprendedores que se curran su propio proyecto empresarial. Tú dices y desdices en todo momento. Tú decides qué o cómo publicar. Con qué frecuencia. E incluso, y esto es lo más atractivo, podrás dar la imagen que desees. La imagen de tu blog, será tu avatar, tu reflejo en Internet. Si quieres que sea rojo, azul, quizá verde o morado. No toméis ninguna decisión a la ligera. Recordar que los colores dicen algo. Podemos transmitir emociones e intenciones a través de distintas tonalidades. ¿Tú estilo es minimalista? Seguramente estemos ante una persona moderna. Como ejemplo nos podría valer éste.

No todo es colorear. Esto es algo más importante que un trabajo de niños. Deberás inventar un logo y un nombre. Está bien, el nombre te lo puedes inventar o simplemente poner tu nombre, recuerda que tiene que atraer, olvídate de frases largas, a mí me suelen gustar aquellos nombres que no suman de dos/tres palabras. Con el logo igual necesitas ayuda, al no ser que seas un senior en photoshop o photoscape. Es el primer impacto visual que causará tu sitio web, así que, trabájalo. Debes traducir todo tu espacio en una imagen. Recuerda que las ideas creativas, muchas veces, nacen de copias, es decir, fíjate y aprende de tus parecidos. Nunca calques. No me seas.

Recuerda que una marca personal hay que trabajarla prácticamente a diario, y aun así no conseguiremos al cien por cien dar la imagen que deseamos porque es el público quien te valorará y definirá. Será quien decida si estás aquí o allí, arriba o abajo. Y ya lo he plasmado en el exordio inicial, la marca personal es algo que no podemos controlar plenamente. No es lo que dices que eres, sino lo que los demás perciben que eres.