cuidate-natur-agosto
image_pdfimage_print


POR CARMELA COBO SOTO, psicóloga y sexóloga

 

Empieza el año 2017, como cada comienzo de año es tiempo de hacer propósitos de cambiar viejas costumbres y de proponernos nuevos retos. Es buen momento de plantearnos hacer esos pequeños cambios en nuestros hábitos que tanto trabajo nos lleva mantener. Ponemos empeño, aunque tenemos muy buenas intenciones no siempre logramos conseguir mantener nuestra determinación, y sumamos nuevos fracasos que nos hacen pensar que nunca seremos capaces de conseguirlo. Dejar de fumar, comer sano, hacer deporte, perder peso, todos estos ejemplos nos pueden servir de modelo. Cada persona tiene sus propias decepciones, eso que se ha propuesto varias veces y que no ha logrado. Para conseguir cambios en nuestras conductas es necesario entender algunos principios básicos sobre el funcionamiento del comportamiento humano.

Entender los hábitos y como se forman ha sido algo que ha generado diversas investigaciones. En la Universidad de Duke en el 2006 un estudio descubrió que el 40% de las acciones que realizamos a diario no son decisiones sino simplemente hábitos que la  mente crea para ahorrar esfuerzos. Cuando no conseguimos mantener un cambio en nuestro comportamiento es porque no hemos dado el tiempo y las repeticiones suficientes para que se convierta en un hábito. Cuando empezamos a ejecutar acciones que no habíamos realizado antes nuestro cerebro necesita hacer un gran esfuerzo y prestar mucha atención para llevarlo a cabo, esto hace que en un breve periodo de tiempo  nos resulte más ventajoso volver a nuestras antiguas conductas que si eran  hábitos lo suficientemente instalado  en nuestro repertorio conductual o simplemente dejar de hacer ese gran esfuerzo.

Es imprescindible que entendamos como funciona neurología del hábito para conseguir crearlos, eliminarlos o mantenerlos. Hay tres elementos indispensables que  tenemos que tener en cuenta si nuestra intención es eliminar o establecer un  hábito. Por un lado está la señal que desencadena el hábito y la recompensa que obtengo al final de esta rutina o hábito.

Hoy vamos dar unas sencillas sugerencias para conseguir establecer nuevos hábitos o eliminar los que nos perjudican.

  • Se realista y establece objetivos que sean compatibles con tu realidad y estilo de vida. Si quieres hacer deporte porque eres una persona con un estilo de vida bastante sedentario, no te fijes como objetivo dos horas de entrenamiento al día. Empieza por salir a andar 20 minutos todos los días, será más fácil que lo cumplas.
  • Invierte energía, al principio  resultará difícil pero, con el paso de los días y la repetición de la conducta, cada día costará menos esfuerzo llevarla a cabo.  El Doctor Maxwell Maltz creyó en su día que bastaban  21 días para convertir una conducta en hábito. Las investigaciones de Phillipa Llay arrojaron que son necesarios 66 días, pero la realidad es que no solo depende del tiempo. Hay que tener en cuenta la acción, la persona y las circunstancias. Hace falta energía, constancia y determinación para llevarlo a cabo. Al principio necesitamos prestar atención y hacer consciente continuamente nuestro objetivo pero, poco a poco se va automatizando y nuestra mente cada vez necesita prestarle menos atención.
  • Enfócate en lo que quieres conseguir, no en lo que eliminas. Si tu intención es perder peso piensa en lo que vas a ganar en salud y en estética no en lo que tienes que dejar de comer.
  • Establece un plan de acción con objetivos a conseguir en pequeños pasos que estén establecidos con antelación. Conseguir retrasar cada cigarro cinco minutos ya puede ser un objetivo suficiente para ponernos en marcha.
  • Crea un ambiente de soporte. Con frecuencia por miedo a un nuevo fracaso no comunicamos a nadie nuestras intenciones para no tener que reconocer estas frustraciones pero eso es un gran error. Cuando nuestro entorno conoce nuestra intención puede resultar de gran ayuda para contribuir a crear el entorno propicio para ir alcanzando metas.
  • Por último pero de gran importancia no olvides festejar y recompensar tus avances. Fija la recompensa diaria que te regalarás cada día de objetivos cumplidos esto es esencial para que una simple conducta se convierta en hábito.

Con estas sugerencias será más fácil que alcances esos objetivos saludables que te propongas este nuevo año. Siempre puede ser un buen momento para hacer esos cambios que nos convienen, tú también puedes conseguirlo. Enfoca, busca aliados y ponte en marcha.

FELIZ CAMBIO

bannner-completo-ortopedia-lopez3