POR FRANCISCO CARRILLO

Parece mentira que a pesar de las continuas luchas por una ciudad con salas de conciertos o pubs que tengan su derecho a ofrecer música en vivo, todavía seguimos con una ciudad en donde a conciertos de música rock o metal, se van apagando poco a poco. En la actualidad, Jaén sigue castigando a los músicos simultáneamente, usando como siempre el factor económico. En esta ciudad solo contamos con una sala acondicionada y apenas existen pubs que te dejan tocar sin tener problemas con la policía (como lo sucedido anteriormente con la sala Iroquai) Entre el miedo de sancionar una sala o a los propios músicos y el escaso dinero que tienen los músicos, les dificultan demasiado a la hora de hacer conciertos. Como alternativas para poder tocar son escasas como: pagar a una sala (donde arriesgas a ganar o perder dinero si no consigues vender “x” entradas) tocar en un pub de forma gratuita (quizás no tengas beneficios, pero al menos consigues algo de repercusión) y para finalizar, la alternativa de viajar fuera (gastas mucho dinero en gasolina, alojamiento, entre otras cosas. Y como la primera alternativa, si no vendes “x” entradas, ya te saldrá números rojos) Estamos hartos que las instituciones no tengan ninguna empatía con los músicos.

Solo queremos y esperemos, que llegue el momento, donde vuelvan las cosas que hacían de la ciudad, un nuevo sitio donde disfrutar de varios conciertos cada fin de semana. Con los pubs de antes, las salas de antes y porque no, con el respeto de antes.  A pesar de la propuesta dada por JeC (Jaén en Común) que fue aprobada y publicada en el BOP en el 24 de Febrero de 2016, nos parece escaso y tendrían que aclarar muchos términos de las condiciones para tocar (sobretodo bajar un poco el precio del alquiler, porque no todos los músicos tenemos tanto dinero como para tocar en una espacio pequeño). Porque a estas alturas, los músicos de Jaén y provincia solo nos sentimos avergonzados por la penosa gestión y penosas condiciones a la hora de tocar. ¿Podremos mirar a los ojos de un músico de otra provincia con orgullo sabiendo que aquí, en nuestra provincia, es muy difícil llevar al cabo un concierto? ¿Nos podemos sentir orgullosos? ¿Hasta cuánto tiempo vamos a seguir pagando, para tocar en una sala donde nos van a ver 15 personas? Sabemos que tarde o temprano, esto va a tener que cambiar, pero mientras tanto, vamos a seguir apoyando la escena con lo que tengamos en nuestras manos. Eso sí, apoyando la escena asistiendo a todos los conciertos (aunque sean cada vez más escasos) comprar discos o camisetas de los grupos. Si además, te gusta su música por haberles comprado el disco o por haberles visto en un concierto, comparte con todos tus amigos. Así se demuestra que en Jaén queremos cultura, queremos ocio, queremos música en vivo y sobretodo, queremos que faciliten las oportunidades a bandas noveles sin miedo a que la sala sea sancionada. Porque un Jaén con música en vivo es posible.

bannner-completo-ortopedia-lopez