cuidate-natur-agosto
image_pdfimage_print

POR PLÁCIDO CABRERA

Desde el Domingo de Ramos hasta el Viernes Santo son frecuentes las procesiones cuyos pasos tienen imágenes que recogen distintos momentos de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, siendo los más frecuentes: Jesucristo muerto en la Cruz y La Virgen María. Resulta llamativo que sólo un día recoja el momento más importante de toda la Semana Santa, me refiero a la Resurrección del Señor. Pienso que es necesario un mayor esfuerzo por parte de las Hermandades y Agrupaciones de Cofradías para que este momento culminante se encuentre más y mejor representado en los pasos procesionales. Si para conmemorar la Pasión del Señor se emplean seis días de procesiones, no parece lógico que sea sólo uno, y en muchos casos único, porque sólo hay una procesión para la Resurrección de Cristo, que es el que da sentido a esta Semana Santa. San Pablo decía que si Cristo no hubiera resucitado vana sería nuestra fe. Por tanto, no tendría sentido recordar la Pasión. También San Josemaría Escrivá en una de sus homilías comenta que Cristo vive. Esta es la gran verdad que llena de contenido nuestra fe. Jesús, que murió en la cruz, ha resucitado, ha triunfado de la muerte. Porque Cristo vive: Cristo no es una figura que pasó, que existió en un tiempo y que se fue, dejándonos un recuerdo y un ejemplo maravillosos. No: Cristo vive. Su Resurrección nos revela que Dios no abandona a los suyos. Y ha cumplido su promesa. Dios sigue teniendo sus delicias entre los hijos de los hombres”.