JAÉN.- La Asociación de Escritores y Escritoras de Cine de Andalucía, Asecan, rinde su especial homenaje al cineasta jiennense Eduardo García Maroto a través de la exposición ‘García Maroto: de Jaén a Hollywood’, una muestra que refleja el trabajo de este pionero de nuestro cine, tanto en producciones nacionales como en los grandes rodajes de Hollywood producidos en España en los que participó, y que permanecerá abierta del 10 al 22 de enero en el Museo del Antiquarium de Sevilla con entrada libre. La exposición se inaugurará a las 19,00 horas de este martes 10 de enero con presencia del comisario Miguel Olid, los miembros de la Junta directiva de Asecan, y el miembro del consejo andaluz de la SGAE Antonio Gonzalo, según ha indicado SGAE en una nota de prensa. Compuesta por 50 fotografías de gran formato, la exposición está producida por el Festival de Cine Español Málaga y se vio por primera vez en el Ateneo de Málaga. En mayo de 2016 se mostró en Madrid, en la sede de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

En Sevilla la exposición cuenta con la colaboración oficial de la Fundación SGAE y el apoyo del Instituto de la Cultura y las Artes del Ayuntamiento de Sevilla, ICAS, y se integra dentro de los actos paralelos que se organizan en torno a la entrega de los Premios Asecan del Cine Andaluz 2017, cuya gala se celebrará el próximo 28 de enero. La mayoría de las fotografías muestran la vinculación de García Maroto con el cine norteamericano, por lo que se le puede ver en compañía de algunos de los directores, productores y actores con los que trabajó, como Peter Lorre, Stanley Kramer o Jean Negulesco. Otras imágenes tienen un carácter más personal ya que en ellas se le puede ver de niño, con sus hermanos o con el uniforme de soldado. Finalmente, el tercer grupo de fotografías está formado por imágenes de algunas de las películas que rodó; son fotos de escenas o de rodajes, donde se le ve dirigiendo.

Eduardo García Maroto nació en Jaén el 14 de diciembre de 1903. Entró en contacto con el cine como auxiliar de laboratorio. Poco después fue ayudante de cámara en algunos largometrajes de cine mudo, en los que también intervino con pequeños papeles: vaquero, oficial del ejército, chófer, soldado árabe, etcétera.  Formó parte del equipo fundador de la productora C.E.A., una de las más destacadas de la época. Allí llegó a trabajar con Luis Buñuel y Miguel Mihura. Con este último escribió el guión de sus primeros cortos, ‘Una de fieras’, ‘Una de miedo’, ‘Y ahora… ¡una de ladrones!’, en los que parodiaba el cine de aventuras, el de terror y el policíaco. Tuvieron tal acogida de público y de crítica, que el más importante productor de la época, Vicente Casanova, de Cifesa, le llamó para proponerle producir una película, ‘La hija del penal’, con la que también logró un gran éxito.

Se encontraba en el mejor momento de su carrera y preparando su siguiente largometraje cuando estalló la Guerra Civil. Tras la contienda tuvo muchos problemas con la censura y Millán Astray quiso vetar ‘Truhanes de honor’, por el retrato que hacía de los legionarios. Dirigió buenas comedias como ‘Los cuatro Robinsones’ y ‘Mi fantástica esposa’. En su última película, ‘Tres eran tres’, volvió a sus orígenes al parodiar de nuevo varios géneros, como el western, el terror y la “españolada”, pero se encontró de nuevo con la incomprensión de los censores. Emprendió una nueva etapa como director de producción de las grandes producciones del cine norteamericano rodadas en España desde los años 50. Su papel fue decisivo en ‘Orgullo y pasión’, ‘Salomón y la reina de Saba’ y ‘Patton’, entre otras muchas. Fue muy importante su contribución para que los productores de Hollywood fueran confiando cada vez más en los profesionales españoles hasta que, a mediados de los 70, fuera la primera vez que dos de ellos, el recientemente fallecido Gil Parrondo y Antonio Mateos, consiguieran el Oscar por su trabajo en ‘Patton’. Falleció en Madrid el 26 de noviembre de 1989. García Maroto estuvo vinculado a Sevilla, donde residió durante la Guerra Civil. En esta ciudad conoció a la que sería su esposa, Angelines Matilla, con la que se casó en la Iglesia de la Magdalena.

bannner-completo-ortopedia-lopez3